del 24/02 al 10/03 ENVÍO GRATIS por vacaciones ➟



Preparando el hogar para un recién nacido: mis consejos

Antes que nada, déjame compartir contigo una reflexión personal que creo que puede ayudar a muchos papás primerizos.

La habitación del bebé juega un papel muy importante en la vida y desarrollo de nuestro bebé, por lo que, a mi modo de ver, es importante que la montemos con serenidad, y teniendo las ideas muy claras para cada etapa.

Mi primer consejo, es que no os agobiéis, porque la habitación no tiene que estar montada completamente cuando el bebé llegue al mundo ya que es altamente probable que no empecéis a usarla hasta muchos meses después.

Incluso en los casos que empecéis a darle uso desde el nacimiento, hay que tener en cuenta que lo que realmente vais a usar son muy poquitos elementos de la habitación (más adelante os detallo lo que para mí es importante tener, ya sea en la habitación del bebé como en cualquier otro espacio de la casa), por lo que lo ideal seria que la habitación “respire”, y no esté cargada de muebles inútiles que esperan a ser usados dentro de meses o años ya que es muy probable q llegados a esa fecha las necesidades sean otras muy distintas a las previstas.

Esto obviamente es una visión puramente práctica, basada en mi experiencia y en la de mi entorno, e insisto en ello porque creo que es un error muy común en el que caemos fácilmente los meses previos a convertirnos en padres, supongo que movidos por la ilusión y el romanticismo de la espera, el deseo de “solucionar” todo cuanto antes para quitarnos trabajo después y movidos por una fuerte convicción (muy lejana de la realidad) de lo que es útil y lo que no.

Este tipo de convicciones durante el embarazo, suelen estar sesgadas porque por mucho que nos esforcemos en hacer planes, la paternidad/maternidad es imprevisible, y nuestra visión de lo que es realmente importante cambia completamente conforme avanza nuestra experiencia como padres, conforme vemos la realidad de nuestro día a día, y conforme descubrimos las necesidades reales de nuestros peques según su personalidad y momento evolutivo.

Y aquí mi segundo consejo: En cuanto a mobiliario se refiere, es únicamente inmersos en la experiencia (real) que seremos capaces de tomar decisiones acertadas sobre la cantidad y el tipo de muebles que necesitarán nuestros hijos/as. Y este tipo de decisiones, son imposibles de definir previas al nacimiento, por muy organizados y determinados que seamos en el resto de nuestras vidas.

Por todo ello, quiero enviar un mensaje de máxima tranquilidad a aquellos futuros padres que por circunstancias no tienen una habitación disponible en su casa para la habitación del bebé. Calma. Yo fui una de ellos y a día de hoy creo que fue lo mejor q nos pudo pasar, porque gracias a aquella situación no nos volvimos locos montando una habitación ‘inútil’. Mi hija nació y el único “mueble” que teníamos para ella al llegar del hospital era una mini cuna al lado de nuestra cama y un cambiador en el baño. Y de esas dos cosas, una de ellas ni la usamos hasta que no tuvo 3 meses.

Cuando supe estar embarazada de mi primera hija, pensé (erróneamente) que la habitación dedicada al estudio en casa tenia las horas contadas porque en pocos meses tendríamos que cederla a ella. Nada más lejos de la realidad: ella durmió en nuestra habitación hasta que cumplió 1 año y durante todos esos meses su 

Dicho esto, mi consejo de “imprescindibles”, ya tengas o no una habitación para dedicar a tu bebé:

  • Minicuna/moisés o cuna

Esto dependerá si decidís hacer colecho o no.

La tendencia de los pediatras, hoy en día, es que el bebé comparta habitación con sus padres al menos los seis primeros meses o incluso hasta el año.

Muchas veces se opta por la minicuna o cuna y al final se acaba vendiendo esta por wallapop porque se descubre que el colecho es lo más cómodo tanto para padres como para el bebé. Lo importante yo creo es tener en cuenta que eso puede ocurrir, y no apostarlo todo en la mejor mini cuna del mercado y luego venirnos abajo en expectativas.

Otro punto importante a considerar aquí es valorar la opción mini cuna o cuna de tamaño estándar. Ambas opciones son muy válidas, y cada una tiene sus pros y contras. Personalmente, he usado las dos cosas con cada uno de mis hijos y no sabría decir lo que es lo mejor porque creo que depende mucho de las circunstancias de cada familia, del espacio del que se disponga, etc.

  • Cama Nido/reductor

Eso sí, si optáis por una cuna grande, mi consejo es haceros con una cama nido-reductor que cumpla con las normas de seguridad, porque el bebé muy probablemente necesitará sentirse arropado y es importante evitar el uso de cojines/almohadas sueltos que lo pongan en peligro.

  • Armario/Cómoda

Un pequeño ropero o una pequeña cómoda puede ser suficiente para guardar su ropa durante el primer año de vida. Si la cómoda es suficientemente profunda se puede usar también como cambiador.

  • Cambiador

Un cambiador (preferiblemente en el baño si se trata de los meses de invierno, para que no haya cambios de temperatura desplazando al bebé de una habitación a otra) o en la habitación donde duerme el bebé. 

  • Bañera

Una bañera. La que sea ¡pero cómoda para padre y madre! personalmente no concibo las bañeras que te tienes que arrodillar para bañar al recién nacido, teniendo en cuenta que en un periodo post parto puede suponer un trabajo bastante incómodo.

Y concluída mi lista de "muebles" imprescindibles para la habitación del recién nacido, déjame decirte que no solo de imprescindibles vive el hombre, y que en la vida existen los caprichos y ciertos objetos que simplemente hacen que el día a día sea más armonioso, bello y agradable.

En esta lista tendrían cabida muchas cosas dependiendo de la personalidad de cada uno... pero hay algo en lo que solemos estar más o menos todos de acuerdo, y es que a ningún padre/madre nos gusta ver las paredes de la habitación de nuestro hijo vacías. Las paredes hablan del hogar, tienen la capacidad de acogernos, acompañarnos y hacernos sentir en nuestra casa, y así como nos sentimos nosotros queremos que se sientan ellos.

Evidentemente, y en línea con mi reflexión de más arriba, la decoración de la habitación de tu pequeño no es en absoluto imprescindible para él y mucho menos los primeros meses de vida, pero en mi opinión, cuando se tienen las tonalidades claras y los gustos están bien definidos, no suele ser un elemento que condicione en absoluto el resto de la habitación.

Decidir qué láminas decorativas van a ocupar las paredes de la habitación de nuestro peque diría que forma parte de lo "prencindible" para el bebé  y sí de relativa importancia para los padres, que al ver completada (aunque sea de forma parcial) la decoración de las paredes, esto nos hace sentir que estamos construyendo el hogar acogedor y cálido que merece nuestro bebé en camino.

Ahora bien, es aconsejable definir solo parte de la decoración, ya que según vayáis avanzando en la elección de muebles y otros aspectos, tendréis que ir cambiando los cuadros en función de éstos y en caso de tener muchos cuadros, éstos pueden comprometer de alguna manera la distribución. Mi consejo es empezar a decorar con algo sencillo, y que ocupe un trozo de una o dos paredes como mucho. 

Las láminas educativas de Maraquela suelen ser una opción muy buena para los casos en los que aún no se tienen claras las tonalidades de la habitación infantil, ya que su colorido y diseño permiten la combinación con cualquier paleta de colores que se decida más adelante. En cambio, los set de láminas, tienen un carácter más personalizado y los aconsejo a aquellas familias que tienen ya definidas unas tonalidades para la habitación de su peque o bien quieren ir definiéndolas a partir de las láminas en cuestión.